Día: mayo 26, 2011

A 100 años de la botadura del Titanic

Posted on

25 MAYO 2011 / Por Britta Gürke (DPA)
Foto: picture alliance/ DPA Usler Fork Transport MuseumFoto: picture alliance/ DPA Usler Fork Transport Museum

El “Titanic” se deslizó hacia el agua como si fuera una enorme bestia. Para controlarlo hicieron falta pesadas cadenas y anclas. La gente, desde el muelle, celebraba el magno acontecimiento. Nadie podía pensar que aquel transatlántico considerado un milagro de la técnica no tardaría ni un año en hundirse en las profundidades marinas. Y con él, sus 1.500 pasajeros.

Más de 100.000 curiosos viajaron el 31 de mayo de 1911 hacia Belfast, capital de Irlanda del Norte, para contemplar la botadura del barco. En sólo 62 segundos, el buque bautizado con el más moderno del mundo se arrastró al agua desde su estructura.

Las cifras de aquel día suenan imponentes aún hoy. El “Titanic” medía 269 metros, pesaba 24.360 toneladas y en su interior todavía no se habían completado sus espectacularescamarotes de lujo, restaurantes y una sala de gala. Los trabajos terminaron en los diez meses siguientes. Para lanzar al agua a este gigante fueron necesarias 23 toneladas de talco, aceite y jabón.

La presentación del barco de vapor, a las 14:15 horas locales, fue un acontecimiento mundial. Sólo unos pocos de los 100.000 visitantes encontraron sitio en el muelle Albert Quay de Belfast. Los ingresos obtenidos por tickets, de venta anticipada, fueron destinados a un hospital local.

Para evitar el bamboleo del buque se utilizaron pesadas anclas y cadenas, hasta que después, unos barcos de arrastre condujeron el barco hacia aguas más profundas. El “Titanic” reunía los últimos estándares tecnológicos, las más estrictas medidas de seguridad y había sido diseñado por los ingenieros más prestigiosos.

No hubo bautizo simbólico con champán, pues aquello no era lo habitual para el propietario del buque, White Star Line. En lugar de espumoso, se lanzaron salvas al aire, y por la noche se celebró una cena de gala.

Por fin, el 2 de abril de 1912, el “Titanic” ya completo comenzó su trayecto desde Belfast a Southampton. Y desde allí, el 10 de abril partió en dirección a Nueva York. La historia que sigue es ya leyenda: en la noche del 14 al 15 de abril, el barco supuestamente inhundible chocó contra un iceberg. Menos de un año después de su primer contacto con el agua, el “Titanic” desaparecía en las profundidades del océano.