Mis sospechas sobre Granma

Nuevos internautas cubanos

La cobertura de este suceso en Granma deja mucho que desear, ¿o cuestionar?

Cuando salgo de la red y aterrizo en el periódico Granma, normalmente una molestia me descompensa el pulso –para no decir otras cosas. Pero lo de estos días ha sido el colmo. Si quieren esconder información, está bien; si no quieren llamar a las cosas por su nombre, igual me da: ya el pueblo les está pasando la cuenta hace rato; pero con lo ocurrido recientemente con internet sobrepasa ya todos los límites: ¡viola los principios básicos del periodismo!

El pasado lunes 27 de mayo “circuló” la noticia de que –como dice mi amigo Alejo– “la American Telephone Company (ETECSA, por sus siglas en español)” ampliaría el acceso a internet  para cubanos “con la activación de 118 salas navegación” en el país que comenzarían a funcionar este martes 4 de junio.

Granma, ni una palabra.

El martes 28, por el estilo: el tema brillaba por su ausencia. Pero que se retrasen en dar una noticia es algo bastante común: es Granma, a fin de cuentas.

Ya el miércoles 29 –¡al fin!–, la primera plana anunciaba que “Cuba amplía el acceso a Internet”, con una lastimera incidental: “a pesar de las limitaciones”, bastante contraria a los precios del servicio –pero eso no viene al caso ahora.

En páginas interiores (4 y 5) de ese mismo número, la conferencia de prensa de ETECSA  anunciando los servicios y una “controvertida” entrevista al Viceministro de Comunicaciones, ocupaban todo el espacio ofreciendo información al respecto. Sobre el tratamiento al tema –que no es mi objetivo ahora– suscribo completamente el artículo de Alejo: Internet para mongo-nautas.

Pero, y aquí viene el motivo de mi “insulto” con Granma: ¿para quién trabaja este diario?, ¿para políticas informativas o para el pueblo?, ¿existen conceptos periodísticos de lo que es seguimiento informativo a una noticia en este tan vapuleado medio de prensa? No sé, y ya ni sé si quiero saber.

Y les confieso que vengo pensando este post desde el sábado 1ro; pero me aguanté, me dije que Granma no es tan malo, que seguro haría algo en estos días, que si comenzaban a funcionar las salas de navegación el martes, de seguramente el miércoles me sorprendería con un buen reportaje donde la gente dijera sus criterios, y se analizaría entonces su impacto… pero iluso yo. Nunca llegó.

El jueves 30, “La oftalmología cubana lleva la luz a diversos países”, pero no a Granma, y nada se publicó sobre el tema.

Y el viernes 31, ah, el viernes 31… miren la foto con que se me baja Granma en su última página –la que dedica a reportajes y trabajos especiales:

foto de artículo de Granma

En el trabajo, de un Ingeniero del Ministerio de Comunicaciones, como se han de imaginar, alerta sobre la guerra en Internet, o miren nada más el párrafo inicial: “En el arsenal imperial hoy es más rentable invertir grandes capitales para adormecer conciencias que para desatar guerras de rapiña, aunque esto último no esté totalmente descartado”.

Y ni un artículo más; ni en “Cartas a la Dirección”.

Entonces: ¿qué me quiere decir Granma con esta cobertura?: ¿que al pueblo cubano no le interesa Internet, y por eso no opina?, ¿que Internet es “malo” y hay que alertar constantemente sobre “la guerra” que allí se hace? ¿O acaso pretende Granma “silenciar” informativamente este hecho?

Yo no sé, pero a mí me enseñaron durante 5 años que una noticia –e Internet en Cuba, con todo lo caro y privativo que sea, es NOTICIA– lleva seguimiento: entrevistas, reportajes, comentarios, artículos, crónicas; requiere de explotar las mayor cantidad de aristas posibles con el objetivo de que “la gente” –esa que obvia ofensivamente el diario Granma– pueda comprender lo más profundamente posible cualquier hecho noticiado. Pero parece que a Granma no le interesa nada de esto…

Este martes 4 de junio, las salas de navegación abrieron sus puertas y muchos cubanos –con el suficiente dinero para pagar: sigo yo siendo olvidado por las medidas que se toman en mi país– pudieron ver lo que es conectarse a 2Mb de velocidad, gracias al tan traído y llevado cable ALBA1 entre Venezuela y Cuba.

En el mundo, incluso en los medios digitales y blogs que inundan la red cubana, desde hace días llueven análisis sobre el tema, seguimientos informativos, toda una marea de contenidos que mis desconectados habitantes de esta isla, gracias a Granma, hoy, todavía, desconocen.

Les confieso, tengo grandes sospechas de para quién trabaja Granma.

 

Fuente: Esquinas.

About these ads
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.432 seguidores